Ingresar a la Orden Masónica

Al interesado o interesada (Profano/a) que llama a las puertas de nuestra secular organización, se le exige, desde tiempos antiguos, para poder ingresar en la Masonería: "ser libre y de buenas costumbres". Esta antigua fórmula masónica debe ser entendida como derecho y deber a desarrollar las propias ideas: ser libre para ello.

Ser coherente con uno mismo desarrollando las condiciones que permitan mejorar aquella parte del Universo que nos rodea, empezando por nosotros mismos. No estamos hablando de tener una determinada moral sino la que cada uno observa en conciencia, sin faltar al debido respeto y tolerancia para con los demás. El Masón puede aceptar unos principios morales o éticos establecidos pero, como Ser libre, honrado y responsable, debe tener fundamentalmente en su conciencia dichos principios y nunca aceptarlos por rutina o presión social.

La Masonería preconiza el libre examen de todas las cuestiones, sin dejarse influenciar por dogmas o doctrinas que pretendan anular la debida reflexión y análisis de las mismas....En Masonería, estimado visitante, no existen los dogmas ni ningún tipo de imposición que intente anular la libertad de conciencia y la razón. Por ello, y no por otras razones, se vertió y vierte tanta tinta para combatirnos.

Puede escribirnos a través de nuestra página de contacto.