El Grado de Maestro

Habiendo perfeccionado el dominio de las artes reales, el maestro es capaz de guiar y servir. Su conocimiento le permite vencer los vicios, y fortalecer las virtudes.

Es el arquitecto que traza los planos de la construcción social, estableciendo los cimientos de una sociedad unida y fraterna.

A partir de aquí, podrá desarrollar en los grados superiores un perfeccionamiento de temas específicos y particulares de la vasta doctrina masónica.